Si la tecnología no se democratiza, corremos el riesgo de distribuir su acceso, uso e impacto de forma desigual, haciendo cada vez más grande lo que se conoce como brecha digital.

La desigualdad tecnológica es una de las grandes complejidades a la que nos enfrentamos como sociedad, ya que afecta varios grupos sociales de acuerdo con criterios de género, edad, geográficos, geopolíticos o culturales.

Las piezas que verás a continuación describen esta realidad:




  1. Tecnología y evolución


En 1999, Ray Kurzweil, actual director de ingeniería de Google, predijo que experimentaríamos 20.000 años de innovación tecnológica en los próximos 100 años.

Esta teoría nace de un simple experimento cualitativo: colocar en una línea de tiempo todas las invenciones tecnológicas reconocidas y patentadas a lo largo de la historia y observar su trayectoria de crecimiento.

Sólo en los primeros 20 años del siglo hemos conseguido que Internet sea una tecnología globalmente aceptada, hemos consolidado los teléfonos inteligentes como el principal canal de comunicación y desarrollado sistemas de inteligencia artificial que piensan racionalmente, como si fueran personas.

La tecnología avanza a una velocidad vertiginosa que va más allá de nuestra capacidad de evolucionar. Ésta es precisamente la raíz de la brecha digital: una aceleración desproporcionada en el sector tecnológico, por un lado, y muy poco tiempo para adaptarse por parte de la sociedad, por otro.

(Fuente: Ray Kurzweil / Singularity Hub)
 
Domestic Data Streamers. Papel. Barcelona, 2020.

2. Piedra de Rosetta 2.0   



Obra original: Piedra de Rosetta. Granodiorita gravada. Egipto, 196 a. C.
Reinterpretación: Domestic Data Streamers. Mármol arenado. Barcelona, 2020.
El lenguaje “tech” no es universal ni “user-friendly”. De hecho parece que es uno de los mayores obstáculos que tiene la gente mayor a la hora de acercarse a las nuevas tecnologías.

El problema sobre todo tiene lugar en personas de edad avanzada que no tienen habilidades o formación en TIC. El sentimiento general es que la tecnología no está pensa- da para este segmento de la población ni habla su idioma, y como no se le tiene en cuenta, no participa.Esta problemática la había previsto ya el creador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, en 1977: «El poder de la web rae en su universalidad. Que todo el mundo tenga acceso independientemente de sus discapacidades es un aspecto esencial».

Este problema ya había sido previsto por el creador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, en 1977: "El poder de la web reside en su universalidad. Que todo el mundo tenga acceso a ella independientemente de sus discapacidades es un aspecto esencial".

Después de 43 años y de millones de euros invertidos en programas de alfabetización digital para minimizar la barrera de entrada a la tecnología vemos los primeros resultados: el 88% de la ciudadanía española de más de 65 años utiliza aplicaciones de mensajería instantánea para sentirse más cerca de sus familias.

(Fuentes: Life Offline, UK Report / Older Adults Perceptions of Technology and Barriers to Interacting with Tablet Computers: A Focus Group Study / Fundación Telefónica)

  3. La Frustración


Hoy en día el número de hombres trabajando en el sector TIC es proporcionalmente tres veces más alto que el de mujeres.

Solo 24 de cada 1 000 mujeres están graduadas en disciplinas tecnológicas en Europa. Las que consiguen desarrollar su carrera profesional en el sector tienen una tasa de abandono un 7,5% más alta que sus compañeros.

A pesar de las iniciativas que intentan reducir el impacto que tiene el género en la brecha digital, las mujeres soportan una serie de obstáculos que frenan su integración profesional y cotidiana en el sector digital. Estos son: los prejuicios, la poca inclusión en las políticas empresariales, la falta de modelos, los estereotipos de género y la dificultad para la conciliación entre la vida profesional y personal.

(Fuente: La brecha digital de género en Europa. Rosa Arredondo, 2020.)

Obra original: Hotel Room. Edward Hopper. Óleo sobre tela. Nueva York, 1931.
Reinterpretación: Yaiza Ares Desde un iPad. Lleida, 2020.

L'EXPOSICIÓ ÉS D'ACCÉS LLIURE I ES PERMET L’ENTRADA DE PERSONES INDIVIDUALS O GRUPS DE CONVIVÈNCIA, PERÒ AMB RESTRICCIONS D'AFORAMENT.  –   LA EXPOSICIÓN ES DE ACCESO LIBRE Y SE PERMITE LA ENTRADA DE PERSONAS INDIVIDUALMENTE O GRUPOS DE CONVIVENCIA, PERO CON RESTRICCIONES DE AFORO.  –